Para leer más y mejor CommonLit es una opción

Revista mexicana de bachillerato a distancia

Artículo por invitación

Para leer más y mejor CommonLit es una opción

Gema Jara Arancibia

For more and better reading CommonLit is a choice

Resumen

La pandemia ha sido un parteaguas en el uso de herramientas digitales para el aprendizaje. Por este motivo, CommonLit se ha convertido en una gran ayuda para practicar la lectura como mecanismo de comunicación que permite la apropiación de conceptos de diversas materias y la práctica recurrente de habilidades lectoras a través de la lectura, la escritura, la argumentación -a través del diálogo- y la escucha activa. En este artículo aprenderás sobre CommonLit como plataforma de comprensión lectora en español e inglés, reconocida mundialmente como una herramienta didáctica para practicar habilidades de lectura, utilizada por más de 20 millones de profesores, bibliotecarios, estudiantes y padres.

Palabras clave: CommonLit, lectura; comprensión lectora; recurso educativo abierto; REA.

Abstract

Pandemic has been a watershed in the use of digital tools for learning. For this reason, CommonLit has become a great aid to practice reading as a communication mechanism that allows the appropriation of concepts of various subjects and the recurrent practice of reading skills through reading, writing, argumentation -through dialogue- and active listening. In this article you will learn about CommonLit as a reading comprehension platform in Spanish and English, recognized worldwide as a didactic tool to practice reading skills, used by more than 20 million teachers, librarians, students and parents.

Keywords: CommonLit; reading; Reading comprehension; open educational resource; OER .

Entorno académico pospandemia

Muchos de nosotros como docentes hemos cambiado nuestros hábitos de enseñanza, y en general, de entender el entorno académico desde una mirada que quedó en el pasado y que ahora podríamos llamar tradicional, y no me refiero a las tendencias didácticas de hace décadas, si no al quehacer educativo que realizábamos hasta marzo o abril del 2020. En pocas semanas nuestra forma de entender los procesos de enseñanza y de aprendizaje y de llevar a cabo interacciones educativas con estudiantes se modificaron considerablemente. Ahora usamos el tiempo de planeación para capacitarnos en diversos conectores digitales, como Zoom, Teams y Meet, por nombrar algunos.

Asimismo, esta pandemia nos trajo la necesidad de trabajar con diversos tipos de recursos: televisión, audios, plataformas y recursos digitales. En general, los utilizamos de distintas formas, a modo de mecanismos de comunicación entre directivos, docentes y estudiantes, y como recursos para la apropiación de conocimientos de diversas asignaturas, con innumerables aprendizajes esperados, incorporados en nuestros planes de estudio.

A pesar de que en esquemas de educación no presencial, como el que nos ocupa, se han utilizado un mayor número de dispositivos televisivos, de radio, impresos y digitales. La educación presencial no los volteaba a ver y se consideraba a los sistemas de educación a distancia muchas veces como de segunda opción. Pero desde hace poco más de un año esta percepción cambió radicalmente.

Sin duda, la pandemia también ha sido un parteaguas en la impartición de la enseñanza y la percepción de la educación a distancia a manera de segunda opción quedó en el pasado. Desde el comienzo de la pandemia, con el cierre masivo de centros educativos, la forma más fácil y práctica de continuar la instrucción fue a través de estrategias de educación a distancia que, por su naturaleza, emplean distintos medios: tecnologías digitales en una gran mayoría, siendo así en los bachilleratos a distancia y abiertos del país.

Figura 1
Figura 1.

Aunque la variabilidad en el acceso a estas tecnologías es amplia, y hay diversas opciones, siempre son un auxiliar para desarrollar procesos de enseñanza y de aprendizaje; por ejemplo, hay jóvenes que pueden permitirse comprar una computadora y pagar la conexión a Internet, de este modo tienen más opciones para lograr los objetivos educativos de sus asignaturas, mientras que otros carecen de estas posibilidades. En estos casos, el acceso al teléfono inteligente ha sido la solución más generalizada para acceder a Internet y mantener la comunicación entre profesores, alumnos y padres, pero lo más importante es que les ofrece la opción de aprender en distintos formatos y plataformas.

Precisamente, una de las plataformas que acababa de “salir del horno” para inicios de la pandemia fue CommonLit en español. Sin embargo, en aquel momento solo tenía textos para los niveles de primaria y secundaria. Ahora, un año y medio después, afortunadamente ya contamos con una amplia biblioteca de textos informativos y literarios para el nivel de educación media superior.

CommonLit es una organización sin fines de lucro comprometida a elevar el rendimiento escolar. Su misión es proporcionar recursos de calidad para fortalecer las habilidades de lectura, escritura, argumentación y escucha activa de los estudiantes en todo el mundo.

Figura 2
Figura 2.

Su propuesta educativa se basa en las mejores prácticas de comprensión lectora respaldadas por la investigación educativa, bajo el paradigma metodológico de close reading, en inglés, o lectura profunda, en español. Actualmente, tenemos seguidores en distintos lugares del mundo y cuenta con más de 20 000 000 de usuarios.

La organización ha recibido diversos premios y reconocimientos. En Estados Unidos, por ejemplo, se le distinguió con el Premio a las Mejores Prácticas de Alfabetización en 2017, otorgado por la Biblioteca del Congreso de ese país, ya que cuenta con una extensa biblioteca de más de 2 000 pasajes de lectura en inglés y español. Además, CommonLit ha sido incluido en la lista de los 10 mejores sitios web educativos de 2018 por la organización Homeschool Base que publica una selección anual que reconoce aplicaciones y sitios web excepcionales e innovadores. En 2019, se le otorgó el reconocimiento EnlightED, entregado por la Fundación Telefónica, como una de las 10 mejores plataformas educativas.

CommonLit es muy fácil de usar; las lecturas son relevantes y rigurosas; las actividades para fortalecer la comprensión lectora están, además, alineadas a estándares internacionales que pueden vincularse a los currículos de diversos países, incluyendo México, así como a pruebas internacionales o regionales que miden comprensión lectora en la población estudiantil.

La plataforma funciona con la mayoría de los dispositivos tecnológicos (Chromebook, iPad, Mac) y, lo más importante, también sirve con teléfonos celulares inteligentes, que son los más utilizados por los jóvenes mexicanos. Asimismo, el portal de CommonLit ofrece la opción de obtener lecciones también en formato PDF para que puedan trabajarse en lugares en donde falla o no existe conexión a internet.

Figura 3
Figura 3.

Enfoque pedagógico

CommonLit ofrece a docentes y estudiantes, desde la primaria hasta el tercer año de bachillerato, textos y actividades que permiten practicar la competencia lectora. Resultados de diversas investigaciones muestran que se logra un mejor desempeño y aprendizaje al discutir lo que se lee, con lo que se forman opiniones y defienden argumentos propios. En CommonLit se proponen diversas prácticas de lectura como base para el análisis de textos informativos y literarios que se encuentran insertos en un conjunto de comportamientos que conforman prácticas culturales auténticas, por lo que se pretende que los estudiantes doten de significado propio a lo que leen.

Por lo anterior, la biblioteca de CommonLit está formada por textos vinculados a los temas centrales que integran los programas de estudio de las diversas asignaturas del plan de estudios. Los textos favorecen modos significativos de utilizar el lenguaje con prácticas sociales que permiten ampliar la acción comunicativa y social de quien los usa.

Figura 4
Figura 4.

Las prácticas de lectura que se incluyen en la biblioteca son propositivas y se enmarcan en prácticas culturales e históricamente contextualizadas; asimismo, se relacionan con situaciones de aprendizaje amplias, que van más allá de los contextos escolarizados, y que permite a la población en edad de decidir su futuro profesional tener diversas miradas de opciones de vida académica y laboral.

¿Cómo es la plataforma de CommonLit?

En el sitio web de CommonLit https://www.commonlit.org/es, se encuentra alojada toda la información. Existen textos, actividades y herramientas para que cada docente asigne las actividades a sus estudiantes, de manera diferenciada, con base en las características y niveles de desempeño de cada grupo y estudiante; es decir, dentro de un mismo grupo se pueden asignar diferentes textos, por al grado de avance o por el interés de cada alumno, siguiendo el programa sugerido o definiendo sus propias rutas de avance.

En la biblioteca se presentan textos cuidadosamente seleccionados para apoyar el logro de los aprendizajes esperados, tanto para la asignatura de español y literatura, en los campos disciplinares de comunicación y humanidades, como también para distintas asignaturas curriculares de bachillerato: ciencias sociales o naturales y matemáticas.

Figura 5
Figura 5.

Todos los textos se acompañan de actividades que favorecen la comprensión lectora de manera sistemática mediante cuatro fases principales:

  1. Actividad inicial. Cada docente puede personalizar la actividad inicial para dar un propósito específico a su lección, o bien, ofrecer un saludo para sus estudiantes. Esta actividad generalmente les sugiere sobre qué tomar notas o fijar la atención mientras leen. Pero cada docente puede cambiarla cuando asigna digitalmente una lección, y así puede modificarla o reemplazarla con una consigna personalizada para su clase, lo que permite una relación más cercana con sus estudiantes a través de la plataforma.
  2. Preguntas de lectura guiada. Las preguntas de lectura guiada sirven para identificar información específica en el texto y se ubican en los fragmentos clave para facilitar una comprensión básica del contenido. En la asignación digital del texto los docentes pueden habilitar esta opción a los alumnos que requieren de más apoyo y cuya retroalimentación es inmediata, para que ellos puedan continuar con la lectura del texto.
  3. Preguntas de evaluación. Las preguntas de evaluación están formuladas a partir de estándares internacionales de comprensión lectora alineados a los aprendizajes esperados de español. Es claro que el uso de estas no es solo para una asignatura, sino que se enfoca el lenguaje como un mecanismo de comunicación; pueden aprovecharse así en asignaturas de matemáticas, ciencias, historia, educación socioemocional, entre muchas otras del plan de estudios. Estas preguntas promueven el análisis, la interpretación y, en general, la comprensión profunda del texto. Son preguntas de opción múltiple y de respuesta corta o abierta, en donde el estudiante tiene que escribir su contestación. Esta batería de preguntas se procesa de manera automatizada alimentando una base de datos que ofrece a docentes y estudiantes información sobre su progreso, y que puede ser descargada y analizada con detalle. Sabemos que las prácticas complejas de lectura y escritura toman tiempo para su preparación y calificación. Por ello, en CommonLit cada uno de los textos tiene varios tipos de preguntas que requieren pensamiento crítico. Lleva tiempo que los estudiantes adquieran el hábito de pensar de manera reflexiva y formular argumentos: por este motivo, se incluyen preguntas de respuesta abierta que implican mayor rigor, al pedirles que escriban un párrafo completo con su evidencia textual y análisis para respaldar su respuesta. CommonLit ofrece respuestas de ejemplo para cada una de esas preguntas, para que los profesores las utilicen cuando revisen las producciones de los alumnos. Cada docente tiene la facultad de incorporar estas preguntas o bien no hacerlo, si considera que calificarlas toma demasiado tiempo.
  4. Preguntas de discusión. Promueven un análisis crítico de los textos y además permiten la reflexión desde otros contextos para generar ambientes propicios en el diálogo entre estudiantes. Así, es posible practicar la argumentación y la escucha entre jóvenes, las cuales también refuerzan habilidades socioemocionales, tales como el respeto por las opiniones de los demás y la toma de turnos para hablar y dialogar, en un clima de respeto a las diferencias de puntos de vista.

¿Y para crear una cuenta?

Para utilizar CommonLit, los docentes solo deben crear su cuenta como educador completando los datos del formulario correspondiente. Una vez creada, los docentes pueden organizar diversos grupos para invitar a los alumnos a unirse a ellos mediante un código asignado para cada grupo. Ya creados los grupos, los alumnos recibirán las asignaciones de tareas con las que podrán trabajar, ya sea de manera individual, en equipos o en grupos, según lo determine cada docente. En cualquier caso, las respuestas de los alumnos se podrán registrar de manera individual, con lo cual se puede llevar un registro permanente y formativo del avance de los estudiantes. Los docentes podrán monitorear el progreso de cada estudiante y planear sus clases usando los reportes de rendimiento; también pueden asignar diferentes textos con distintas fechas en sus planeaciones de inicio de semestre y los estudiantes los recibirán en el día que los profesores lo consideren apropiado.

La plataforma CommonLit articula de manera integral el material para el docente y para el alumno a través de una interfaz de educador y una de estudiante. En la vista de educador, el docente puede acceder a la Biblioteca y al Panel de Control, en el cual puede asignar tareas, revisar el progreso de los estudiantes y administrar sus clases. Los procesos de aprendizaje y de evaluación están correlacionados de manera permanente y en cada pregunta planteada en los textos puede realizarse un análisis del progreso de los alumnos.

Confiamos que esta plataforma cautivará a los docentes, pues hay contenido original y relevante para todas las asignaturas. Tomamos muy seriamente la curación de los contenidos y más de 50 % de los textos en la biblioteca son de autores hispanos. La biblioteca posee obras de Horacio Quiroga, Sor Juana Inés de la Cruz, José Martí, María Elena Walsh, Antonio Machado, Rubén Darío y Alma Flor Ada, entre otros escritores.

¿Y los estudiantes?

La vista de Estudiante permite acceder a las tareas asignadas por el docente, analizar su progreso y leer cualquier texto de la biblioteca. Es esencial que los estudiantes aprendan a leer y escribir sobre textos complejos. Usando la herramienta de Anotaciones, pueden resaltar en distintos colores o bien tomar notas mientras completan una lección y cada docente puede ver sus notas y dejar comentarios, en forma individual, de forma que el resto de la clase no tiene acceso a estas observaciones.

Figura 6
Figura 6.

Los estudiantes también pueden escuchar el audio de los textos de la biblioteca y de las actividades, tanto en español como en inglés. En español, esta opción se recomienda para jóvenes que tienen algún problema de visión o que tienen mejor retención al escuchar. También les ayuda a quienes requieren una lectura más clara pues todavía presentan dificultades en su lectura en voz alta. En inglés, se recomienda para seguir la lectura y enfocarse en la pronunciación de palabras. Incluso, en ambas lenguas, se puede escuchar a distintas velocidades para practicar la pronunciación de una segunda lengua.

Se puede ampliar el vocabulario al usar el g en cada texto, que contiene palabras de vocabulario relevantes académicamente, y que están definidas para promover una mayor comprensión. De esta manera, todas las actividades de CommonLit integran las cuatro habilidades lingüísticas ya mencionadas: leer, escribir, hablar y escuchar.

¿Qué ofrece CommonLit para el futuro?

Es una plataforma de reciente creación, pero cada año va mejorando y cada semana sube nuevos textos a la biblioteca. Para este ciclo escolar, se ofrecen diversas lecturas con sus respectivas actividades para los tres años de educación media superior, además de las herramientas mencionadas anteriormente.

Hace un año y medio se consideraba la educación a distancia, muchas veces, solo para quienes no podían acceder a la educación presencial. Por fortuna, esta percepción ha cambiado radicalmente. Ahora, los medios de comunicación y el aprendizaje a distancia se reconocen en el mundo entero. Hoy por hoy, todos los actores educativos aprecian el potencial de los medios de comunicación porque dejaron de ser una vía secundaria para convertirse en la vía principal en el logro de aprendizajes.

Una vez más en CommonLit estamos haciendo historia en beneficio de la población. Recordemos que nuestros modelos abiertos o a distancia nacen y se consolidan, precisamente, para apoyar a población que no podía educarse de otra forma.

¡Los esperamos!

https://www.commonlit.org/es

Facebook: CommonLit Español

Twitter: @CommonLitES

Referencias

Ad Hoc Analitycs, LLC, CommonLitdigital: Evidence of Effectiveness. (2019). https://bit.ly/3BuAOrK

Ad Hoc Analitycs, LLC, CommonLitdigital: Evidence of Effectiveness. (2021). https://bit.ly/3Dx0rtu

Seminario Fernando Reimers para el lanzamiento del libro Audacious Education Purposes. (2020, mayo 2020). https://bit.ly/3Dwy2DV

Enlaces refback

  • No hay ningún enlace refback.


Revista Mexicana de Bachillerato a Distancia, año 13, núm. 26, marzo-agosto de 2021, revista semestral, editada por la Universidad Nacional Autónoma de México, domicilio: Ciudad Universitaria, Alcaldía Coyoacán, C.P. 04510, Ciudad de México, México, a través de la Coordinación de Universidad Abierta, Innovación Educativa y Educación a Distancia (CUAIEED) y la Dirección de B@UNAM & MOOC, domicilio: edificio de la CUAIEED, primer piso, Circuito Exterior, Ciudad Universitaria, Alcaldía Coyoacán, C.P. 04510, Ciudad de México, México, teléfono 5556 228808, correo electrónico: gvadillo@unam.mx. Editora responsable: Guadalupe Vadillo Bueno, Reserva de Derechos al Uso Exclusivo núm. 04-2010- 120613024600-203, ISSN 2395-9800, ISSN-E 2007-4751. Responsable de la última actualización de este número: Víctor Manuel Martínez López, Coordinación de Universidad Abierta, Innovación Educativa y Educación a Distancia (CUAIEED), edificio CUAIEED, primer piso, Circuito Exterior, Ciudad Universitaria, Alcaldía Coyoacán, C. P. 04510, Ciudad de México, México. Fecha de última modificación: 31 de agosto de 2021. Los artículos de este portal solo pueden reproducirse con fines no lucrativos, sin mutilaciones, citando la fuente completa y la dirección electrónica. Los artículos firmados son responsabilidad exclusiva de los autores.